Skip to main content

Justo antes de la pandemia visitamos CANTINA SINGULAR, el antiguo Mesón Andino, uno de los lugares más míticos de Malasaña abría sus puertas unos meses antes de que cerrase el mundo. Después de tres años, volvemos a sentarnos a su mesa. Patricia sigue a los mandos de esta «cantina» o «taberna» de las de toda la vida.

Nos cuenta que esa época fue muy dura, pero que le buscó la parte positiva utilizando esos meses de encierro para pensar en lo que verdaderamente quería para ‘Cantina Singular’. Una carta quizás más pequeña, aprovechando el buen hacer de la cocina y queriendo ser un bar de los del barrio para la gente del barrio y para los que pasean por él. Desde la mesa de la ventana vemos como el local se llena de gente, de amigos y de familias. Algunos para tomar un vermut y seguir su ruta, otros sentándose a comer y otros con un aperitivo que se alarga.

La barra sigue siendo una parte imprescindible de ‘Cantina Singular’. Todo o la gran mayoría gira en torno a ella y es donde aparece la esencia de ‘Cantina Singular’. Vermuts, cervezas, tapas, raciones o alguno de los platos de su carta. Si prefieres sentarte en alguna de sus mesas es preferible reservar y si sois dos, la mesa de la ventana es perfecta para, además, poder disfrutar de las vistas de una calle muy animada.

QUÉ COMER EN CANTINA SINGULAR

La carta de ‘Cantina Singular’ sigue siendo una carta pensada para disfrutar y para compartir. Tiene algunas propuestas más pensadas para tapear y otras, más pensadas para si lo que preferís es comer. Os contamos lo que nosotros probamos.

ENTRANTES Y TAPAS CANTINAS

Empezamos con un Vermut de grifo y con unas Gildas clásicas con aceituna, pizarra, anchoa y tomate seco. El perfecto aperitivo tiene que tener como mínimo alguna de estas dos cosas.

restaurante materia prima malasaña

Uno de los platos que tenéis que pedir es su Torrezno de soria con crema de revolconas. Patricia nos dijo que era uno de los platos que más gustaba y que siempre triunfaba. Y la verdad que el torrezno estaba espectacular, super crujiente y sin exceso de grasa.

Parecido a éste también está la Oreja crujiente, que la dejamos para la próxima visita. Si hubiéramos sido más, sin duda hubiéramos probado los dos platos.

También probamos “Nuestras patatas bravas”. Riquísimas, crujientes y con toque picante. Perfectas para el picoteo y acompañar al vermut, a unos vinos o a unas cañas.

LATERÍO

De su Laterío (trabajan siempre con Conservas La Brújula) no quisimos dejar de pedir algo y elegimos los Calamarcitos rellenos con base de ensaladilla. Nos encantó esta propuesta porque la ensaladilla estaba muy muy buena y, además, añaden esos chipironcitos o calamares pequeños rellenos de sus propias patitas.

Para terminar este tapeo pedimos el Brioche de carne mechada con verduras frescas y mayonesa de chipotle. Un brioche más que contundente y perfecto para pedirlo como plato individual o para compartir. Que en lugar de venir en la versión más habitual, modo «hot dog», el brioche hace de tosta y la carne se coloca encima.

Alguna de sus propuestas que tienen en carta también pueden ser muy interesantes como el Pepito cantino, los Tacos de sobrasada o la tortilla Ipso-Facto que puede ser para dos o cuatro personas. Como veis, una carta perfecta para compartir.

Y aunque nosotros nos decantamos por la parte más de tapeo o aperitivo de su carta, también tienen otros platos más contundentes o principales.

PLATOS SINGULARES

Como platos contundentes pedimos la Burrata sobre escalivada, sardina ahumada y pesto de tomate seco. La combinación perfecta de la burrata y el sabor de la sardina ahumada. Pero también tienen otros como el Jarrete de ternera al curry rojo con gnocchi, calamarcitos fritos o Pulpo a la plancha sobre parmentier de boniato.

MENÚ DEL DÍA

Además, a diario, preparan un menú para la gente que quiere comer calentito, rico y casero de «menú». Como nos contaba Patricia, un menú sin muchas pretensiones, muy ajustado de precio y que está encantando a la gente de la zona.

POSTRES

De postre, tienen dos opciones, una Tarta de cacao con queso cremoso y una Tarta cremosa de arroz con leche. Como ya habíamos comido demasiado, dejamos para la próxima visita probar alguno de sus postres.

Volvimos con una gran sonrisa a ‘Cantina Singular’. Después de 3 años siguen con la misma ilusión o más, con muchas ganas de seguir haciendo barrio y de sacar adelante un proyecto familiar. Esperamos seguir yendo a tomar muchos aperitivos más.


Dirección: Calle de Ruiz, 16, 28004 Madrid

Teléfono: 91 240 35 07

Precio medio: 20-25€

Y aquí os dejamos la ficha resumen de nuestra visita a ‘Cantina Singular’:


Puedes dejar un comentario para compartir tu experiencia, o si tienes alguna duda, mándanos un email.

Para enterarte de más planes foodies, síguenos: